Biografía Ilustrada





BIOGRAFÍA ILUSTRADA

JORGE MARÍN VIECO

(1910 - 1976)

 
 
ESCULTOR EXPRESIONISTA
 

Recopilación del texto:  Jorge A. Marín R. 

Se utilizan conceptos y frases de varios autores como

Gonzalo Arango, Jorge Cárdenas , Ovidio Rincón ,

Luis Alfonso Ramírez, entre otros.

 
JORGE MARIN VIECO (1910 - 1976)
 

El pintor y crítico Jorge Cárdenas considera a Marín Vieco como el único escultor expresionista de trascendencia en Colombia. Un escultor americanista que sirvió como puente entre el clasicismo y la modernidad. Tuvo inicialmente influencia de la academia tradicional con sus tíos, los maestro s Bernardo y Luis Eduardo Vieco y su contacto con la modernidad lo inició con la admiración e influencia de las obras de Barlach y Lehmbruck, además de las corrientes del arte mejicano, la orfebrería, la cerámica precolombina y las culturas de los indígenas Cunas y Catíos, a quienes estudió con interés.

Nació en el seno de una familia de artistas: músicos, pintores , escultores y arquitectos, muchos de ellos notables en el panorama artístico internacional.

Se inició en la música como saxofonista y director de la orquesta “Ritmos”. Fue alumno del compositor Antonio María Valencia en Cali y las artes plásticas las estudió en el Instituto de Bellas Artes de Medellín.

En 1969, la Universidad Pontificia Bolivariana le otorgó el título Honoris Causa en escultura, artes y decoración.

Fue un maestro y pedagogo invaluable.  Defendió la conservación de las características de las culturas indígenas y la difusión de las mismas.   

En 1951 fundó y dirigió la Galería de Arte Nacional que fue el principal eje cultural de Medellín por más de una década.

La escultura de Marín Vieco revela estados melancólicos con episodios de gran ternura, permeados de una evidente tortura interior y heridas ancestrales.

Las obras más sobresalientes son los Chibchas Aprendiendo de Bochica y adorando el sol, la Historia del Desarrollo Industrial, la Amerindia, localizadas en 200 m2 en relieve monumental de concreto en el vestíbulo y costados del edificio de la Beneficencia de Antioquia, los Crucifijos, los San Franciscos, los Quijotes, el monumento al Arriero en Fizebad; el Bolívar en la Avenida de las Américas de Guadalajara; el Monumento a Juan del Corral en Santa Fe de Antioquia, Hombre en busca de paz, en el Cementerio Campos de Paz en Medellín y el Barequero, en el  Banco Francés e Italiano en París.   Gran parte de su obra, unos 130 bronces, fue recopilada por la Fundación Marín Vieco y se encuentra en la Casa Museo Salsipuedes en las afueras de Medellín.

 

 Recibió el primer estímulo artístico en el taller de ebanistería de su abuelo Camilo Vieco de ascendencia italiana (española según algunos) 1850-1918.  

Don Camilo fue extraordinario artesano, músico de mérito y padre de una de las familias de mayor trayectoria artística en Colombia. Su hijo menor fue el compositor Carlos Vieco, (1900-1979), tío del escultor.

 

 
 

Marín Vieco comenzó como músico.
Se destacó en varios oficios artísticos que precedieron su última y más importante vocación.
A los 38 años se dedicó a la escultura, aunque su producción es fruto de sólo 10 años de trabajo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tulia Vieco Ortiz, madre del artista hacia 1908

 
 
 
Marín Vieco fue aprendiz en el taller de sus tíos Bernardo y Luis Eduardo Vieco. Bernardo fue pionero de la fundición en Colombia y escultor que dominó las técnicas clásicas, el buen dibujo y la elegancia.
 
Las Bellas Artes, Bernardo Vieco, Medellín
 
 
 

General Santander, Bernardo Vieco.
(El presidente Eduardo Santos le comisionó 14 réplicas, para Medellín, Bogotá, Cartagena, Roma, entre otras)

 
 
 
 
 

 

 

 
 
 
 
Marín Vieco:
artista polifacético
 
Óleos, vitrales, obra decorativa
 
 

Entre 1922 y 1928 fue aprendiz en los talleres de sus tíos el escultor Bernardo Vieco, el pintor Luis Eduardo Vieco y el luthier y restaurador de pianos y órganos Gabriel Vieco.

Con los hermanos Vieco nutrió y saturó su espíritu de un clasicismo en proceso de transformación que le dejó el conocimiento técnico y académico, como también el gusto en el manejo de la arcilla y la fundición.

 
 
 
 

Parque de la independencia, Oleo, hacia 1932

 
 
 
Algunos aspectos explican porqué su obra escultórica se está conociendo póstumamente
En 1963 y 1975 destruyó buena parte de su más valiosa producción en busca de depurar un ideal artístico y personal.
La mayor parte de la obra que dejó sólo se vació en bronce 25 años después de su muerte.
Marín Vieco trabajó ajeno a toda propaganda, invadido por una inusual modestia y timidez.
 
 
 
  En 1931 abrió taller de marquetería original con diseños y técnicas exclusivas utilizadas generalmente en cuadros valiosos
 
 
Trabajó como vitralista y maquetista para los principales arquitectos de este período entre ellos Nel Rodríguez. Diseñó vestuarios para obras de teatro, elaboró maniquíes, tortas y ponqués con arreglos artísticos exóticos. Trabajó en estos oficios hasta definir su vocación como escultor a los 38 años de edad.
 
 
 
Viacrucis, detalle, 8 x 1.80 m para un total de 120 m2 en vitral, hacia 1950
 
 
En 1935 fundó y dirigió la Orquesta Ritmos. Fue la primera orquesta de Jazz de Medellín y la orquesta de planta del Club Unión. Por esta época viajó a Cali donde fue alumno de teoría musical del destacado maestro Antonio María Valencia. Hizo grabaciones como solista en el saxofón, con Carlos Vieco al piano.
 
A principios de la década de los 40, se le encomendó la decoración del Teatro Lido y el Salón Dorado (80 m2) del Club Unión de Medellín.
 
Decoración Teatro Lido. Medellín, Colombia
Motivos Criollos
Salón Dorado, Club Unión, Medellín
Altura 40 cm
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
"Salsipuedes" está hoy convertida en la Casa Museo Marín Vieco y es sede de la Fundación que lleva el mismo nombre

 

SALSIPUEDES

 

«Salsipuedes, bella mansión,
Salsipuedes por ti soñé.

No olvidaré que en tu recinto muchas veces de alegría canté

Salsipuedes, tierra de amor,
Salsipuedes, tierra de fe,
Tierra de ilusión donde el amor nunca se muere».

 
En 1948, Lucho Bermúdez compuso el porro "Salsipuedes" en honor a la casa campestre y taller de Marín Vieco en las afueras de Medellín.
 
Lucho Bermúdez y su esposa Matilde Díaz fueron huéspedes de Salsipuedes entre 1948 y 1949, época en la que comenzó a consolidarse su prestigiosa orquesta que residió y laboró en Medellín por 15 años.
 
 

El periodista y escritor Ovidio Rincón se refirió en 1949 a" Salsipuedes" como una de las mejores creaciones de Marín Vieco:

"La tiene exornada con hierbajos y ortigas. Sobre las tapias se elevó la construcción, que como la parroquial del poema, es de todos.  Allí se refugian para olvidar el gris cemento y la prosa dura de la vida todos los artistas, amigos, o desconocidos y Marín Vieco les da, no solo el pan abundante de la huespeda, sino el ejemplo de su vida laboriosa y romántica.

Marín Vieco en Salsipuedes, 1948
Famosas son las fiestas que ofrece y no es extraño el caso de que huésped de una noche va a radicarse uno, dos, tres o más meses en la residencia acogedora. Porque es el hobby de Marín Vieco: El de la hospitalidad sin tregua y sin preguntas. Y así, entre un tubo de colores, un poco de barro y algunos poemas también ejerce un poco clandestinamente."
 
Mural sobre bailes típicos de Horacio Longas, 4 x 1.80 m, 1948
 
Fue inaugurado con la orquesta de Lucho Bermúdez que por la amistad con Marín Vieco era huésped frecuente, no sólo Bermúdez sino la orquesta completa y un centenar de amigos y artistas de la bohemia de la época.

Fue en esta ocasión que se daría origen al nombre de la casa-taller y composición del conocido porro. Crédito e inspiración de su huésped Lucho Bermúdez.

Nota: La técnica témpera hacen el mural de muy difícil conservación

 
 
 
 
 
 
 
Vista panorámica de Medellín desde la Casa Museo Salsipuedes hacia 2005
 
 
Cabezas
Retratos Interpretativos
 
 
 
Beethoven (1950)

De los 10 años que Marín Vieco trabajó escultura, 1962 a 1966 fueron los mas productivos.

De esta época es su más famoso retrato interpretativo: la cabeza monumental de Beethoven con 1.20m de altura. La fuerza de carácter y la genialidad atormentada de este gran músico se perciben con una imponente hondura sicológica, sin precedentes en el arte colombiano.

Por su vigor y espontaneidad en el modelado evoca a Bourdelle.

En otras versiones del compositor la subconsciente lealtad del escultor por lo autóctono hacen que no solamente el rostro de las vírgenes tenga sabor indígena sino que en el gran genio alemán se sientan rasgos mestizos.

 
 
 
 
Beethoven 1964
 
 
 
 
 
 

La comprensión del desarrollo plástico de las creaciones de Marín Vieco y el desenvolvimiento temático que afirma su personalidad son evidentes al observar sus esculturas de Cristo, San Francisco, Beethoven, Bolívar y el Quijote.
Recrea estos personajes conservándolos siempre como sus temas cultos.

 
 
 
Porfirio Barba Jacob, 1952
 
 
Poeta Barba Jacob, segunda versión
 
Poeta Jorge Artel, 1952
 
 
 
 
 
 
Galería de Arte
Nacional
 

En 1951 fundó y presidió por 10 años, la primera Galería de Arte en Medellín.

Esta institución fue pionera en el estímulo a artistas jóvenes. La Galería ofreció clases de pintura, escultura, música, exposiciones frecuentes, programación de conciertos, ballet clásico y folklórico, obras de teatro, etc.

Son muchos los artistas de nuevas generaciones que deben al liderazgo y la capacidad de darse de Marín Vieco, mucho de lo que son y representan.

 

Con la labor de la Galería dieron sus primeros pasos artísticos, figuras como el pintor David Manzur, el compositor Blas Emilio Atehortúa, la actriz Dora Cadavid y los pianistas Harold Martina, Blanca Uribe y Teresita Gómez, entre otros.


 

Marín Vieco y su esposa María Muñoz
Inauguración de su primera y única exposición en vida.
1951

 

Coral Bravo Márquez.
Galería de Arte Nacional

 
 
Marín Vieco con Rodrigo Arenas Betancur.
Al fondo, mural de Diego Rivera.
Ciudad de México, 1953

En 1953 viajó a México donde hizo contacto con Siqueiros y Rivera y presenció la tradición y el movimiento del arte moderno en ese país
 
 


La Fundación Marín Vieco divide en cuatro temas la obra de este escultor:

  • Obra religiosa
  • Obra indigenista y social
  • Retratos interpretativos
  • Obra decorativa.

La sensibilidad social de Marín Vieco y su amor por la cultura indígena y pre colombina constituyeron la segunda fuente de su formación que partió del clasicismo.
Esta fase de su obra se sale de sus moldes, libre de cánones y ajena a cualquier sometimiento o fórmula.
Adquiere el acento peculiar americanista pero con un tremendo carácter expresionista, sentimiento esencial del arte precolombino.

Sus concepciones no se limitan a copiar monolitos y cerámicas, sino que se sirve del conocimiento directo del pensamiento y las costumbres de algunos grupos indígenas con los cuales no vaciló en compartir su vida.

 
 
Según el critico y pintor Jorge Cárdenas. " La esencia del pensamiento escultórico de Marín Vieco se encuentra en las obras que revelan una tortura interior. Su absorción de la melancolía y heridas ancestrales, engendraron el retorcimiento expresivo de sus obras. Por ello Gonzalo Arango lo llamó el Poeta del Bronce y del Dolor."
 
María Restrepo - Jorge Marín Vieco en 1956
 
En 1956 murió su tío y maestro Bernardo Vieco quien representó lo más cercano a su imagen paterna.
El mismo año nació su hijo Jorge Alberto de su unión con María Restrepo, mujer de origen campesino, de destacada belleza indigenoide y cuyo rostro influenció su producción artística.
Aun las vírgenes esculpidas por Marín Vieco poseen el sabor indígena que este escultor imprimió en la mayoría de sus obras con la inspiración del rostro de María Restrepo.

Marín Vieco fue uno de los artistas que sirvió como puente entre el clasicismo y la modernidad de la escultura en Colombia.

Su obra reafirmó lo autóctono con un sentido más franco y moderno en el planteamiento formal

 
 
Obra Religiosa
Cristos
 
 

La frescura sin rebuscamiento de las esculturas religiosas involucran los conocimientos clásicos ya anotados y conducen al artista hacia el más consciente y delicioso arcaísmo.

En estas obras resalta una extraordinaria calidad caracterizada por la homogeneidad entre el artesano y el artista.

 
 
 
Virgen de la ternura, 45 cm, bronce
 
Virgen de la ternura, 130 cm, bronce
 
 
Pesebre, bronce 35 cm, 1962
 
Pesebre Indígena, bronce, 32 cm, 1962
 
 
 
 
Familia sagrada con angeles
 
 


De claros resultados expresionistas por el retorcimiento, el dolor y la tortura son sus Cristos, inertes y elásticos. Entre más de 50 versiones se han podido catalogar 28. Las demás fueron destruidos por el autor y unas pocas se encuentran en colecciones particulares de difícil seguimiento.

Sin ser particularmente devoto creyente, el tema de Cristo le apasionó. Con gran sentido moderno en la concepción y movimiento abolió la cruz de varios de sus crucificados en su afán de desmaterialización.

En una versión aparecen los brazos cruzados y un cuerpo evidentemente torturado, inerte y con la relajación propia de la muerte.

Al preguntársele en que basó esta concepción, respondió:

« Pasé por una carnicería y vi como colgaban un buey degollado en un gancho metálico.

Lo mismo hizo la humanidad con Cristo y lo repetiría si este regresara en carne y hueso ».

 
 
 

Mas la esencia de todo esto es el tormento, la tortura interior, la sangrante herida ancestral, que anotaba anteriormente Jorge Cárdenas, la magia y el culto que hermanan y saturan sus obras.

Estas son el testimonio vivo de estados de abatimiento y melancolía, así como de un sentimiento reprimido que no tiene otra forma lógica de exteriorizarse que a través de la expresión desesperada, de la distorsión quebrantada que se articula hábil y caprichosamente.

María Teresa y Jorge Alberto, sus hijos.
 
 
 
 


"Cuando regrese a la noche del polvo, quisiera conservar un resto de memoria para recordar estos Cristos que si no prometían el cielo, en cambio ofrecían el sueño crucificado pero no vencido de la dignidad humana, y ese orgullo del que nunca desertaré, ni podrá desmentir la muerte".

Gonzalo Arango

 
 
Eventualmente su obra fue evadiéndose con alargamientos flamígeros, así como en la escenas de mitos y las creadas como masas monumentales para sitiales públicos.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Temas vernáculos
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Tres Chirimias
 
 
 
 
 
 
 
 

Obra monumental,

Maquetas de
proyectos
para monumentos

 
 
José Antonio Galán, maqueta en bronce, 1951
«Sembrador de libertad»
 
Pablo Casals, maqueta en bronce, 1972
«el arco convertido en una espada, según el escultor, por la dedicación del músico a la defensa de los derechos humanos»
 
 

Monumento a Juan del Corral. 1963 Bronce, Plaza Principal de Santa Fé de Antioquia Altura 1.80 m

 

El líder aparece en gesto dinámico, queriendo pararse de su asiento en defensa de los derechos de los desfavorecidos.
Con una mano señalando al pueblo y con la otra sosteniendo la constitución.

 
 
 
Fundadores de Armenia, maqueta
 
 
 
 

Los tamborileros, arrieros,
mitos y algunos temas humildes son además de vernáculos,
hondamente humanos

 
 
 
Las manos del artista jugando con la arcilla, su material predilecto, 1972
 

Escuchando y corrigiendo la preparación de la clase de piano de su hijo

con el maestro Harold Martina, 1971

 

Entre 1964 y 1966, el escultor trabajó en 200 m cuadrados en relieve en concreto monumental para el edificio de la Beneficencia de Antioquia.

Estos relieves constituyen sin duda la obra más trascendental de Marín Vieco la que fue inaugurada por el presidente Carlos Lleras Restrepo.

Esta obra muestra como ninguna otra de Marín Vieco el dolor de la América Indígena.
El mismo escultor citaba a Gandhi diciendo que

"La pobreza absoluta es la peor forma de violencia". Marín continua, "Los senos flácidos sin alimento, la inanición, los parásitos que desfiguran el cuerpo y la dignidad humana .....
Este es el dolor de la muerte derrotando la entorcha de la libertad que yace a los pies de la América indígena".




Amerindia es una Piedad (Pietá) Americana, conside- rada por algunos como una de las esculturas más importantes erigidas en Colombia y probable-mente la de mayor sentido de protesta social y expresividad.

 
 
 
Los Adoradores del Sol, maqueta en bronce, 80 x 100 cm,1966
Indios Chibchas Adorando el Sol, 2.20 x 3.50 m edificio de la Beneficencia de Antioquia, 1966l
 
Por un costado del edificio se encuentra el relieve de 20m de longitud y 2.30 m de altura «La Industria y los Artesanos». Con gran expresividad los artesanos en una línea de producción entregan sus nobles herramientas a una máquina convertida en monstruo que a su vez las devora en forma inevitable e inmisericorde. Esta máquina encarna la tecnología.  
 
Los artesanos y la industria. 1966 Concreto, edición monumental, longitud 8 m. Altura 2.20 m
Edificio de la Beneficencia de Antioquia, Medellín
 

Entre 1964 y 1966, el escultor trabajó en 200 m cuadrados en relieve en concreto monumental para el edificio de la Beneficencia de Antioquia. Estos relieves constituyen sin duda la obra más trascendental de Marín Vieco y que fue inaugurada por el presidente

Carlos Lleras Restrepo.

 

La Industria y los Artesanos, detalle, Edificio de la Beneficencia de Antioquia, 1966

Al unir los dos conjuntos se forma la interpretación de un monstruo que encarna la
tecnología. Esta a su vez está representada por un monolito de sabor pre colombino

 
 
 
 

Bochica enseña a los indios. 1966 Concreto, edición monumental, longitud 8 m. Altura 2.20 m

Edificio de la Beneficencia de Antioquia, Medellin

 
Su respeto por lo autóctono y lo verdaderamente artesanal versus la comercialización que él catalogaba de insolente, lo llevaron a expresar al comienzo de una conferencia sobre el tema: «Las artesanías colombianas deben partir de las enseñanzas dejadas por los indios y terminar con las enseñanzas dejadas por los indios».
 
Detalle del conjunto de 200 m2 en relieve en concreto, Edificio de la Beneficencia de Antioquia, 1966
 
Marín Vieco consideraba que la escultura debía tratar temas universales pero en nuestro caso con carácter indígena.
«Somos indios y no tenemos porqué europeizarnos»
 
Oración del obrero
 
Proyecto Los Hilanderos de Fabricato, detalle en concreto vaciado, 1973
 
Barequero, Buscador de oro. 1969
Bronce, Altura 1.20 m.
 
El Barequero, con réplicas en París y Roma en la sede del Banco Francés e Italiano, transcribe plásticamente el destino del guaquero o buscador de oro.
Barequero, detalle, / Buscador de oro. 1969
Bronce, Altura 1.20 m.
Las extremidades, en la interpretación del escultor, se asemejan a las de los anfibios porque los barequeros así se tornan en su lucha incesante entre los ríos.
 
En 1969, Marín Vieco recibió el doctorado Honoris Causa en Artes, de parte de la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín
 
El negro Antón, maqueta bronce heraldo del virrey que envió el edicto desde Santa Fé de Antioquia, permitiendo que Medellín (Villa de Aburrá) se erigiese como ciudad, 1975
 
Monumento al arriero,
maqueta en bronce, 45cm, 1969
 
 
Monumento a la minería en Antioquia, bosquejo a lápiz, 1975
 
 
 
En 1972 el Cementerio Campos de Paz le comisionó el monumento de 15m de altura y 4 toneladas de peso "Hombre en busca de la Paz". El compositor Blas Emilio Atehortúa escribió para la inauguración de la escultura, la obra sinfónico-coral "Elegía II a un Hombre de Paz" en homenaje a la amistad con Marín Vieco.
 
 
 
 
La escultura durante el proceso de fundición, soldadura y ensamblaje en los talleres de Salsipuedes, 1972
 
Blas Emilio
 

Este monumento simboliza el triunfo del espíritu sobre la materia.

El artista tuvo que confrontar una orden clerical para vestir la escultura y la controversia mortificó al escultor con la posible tergiversación de su proyecto original.

Marín Vieco le dijo al arzobispo respetuosamente que le recomendara una sastrería para vestir espíritus pero la curia ganó la batalla so pena de no poder erigir la obra. Sin embargo el escultor se ingenió una cobertura de 50 kg de bronce convertido en llamas, presagiando su auto destrucción, a la que le colocó cuatro tornillos proclives a la oxidación.

Al fallecer el escultor fue enterrado debajo de su escultura. Los tornillos cedieron al paso del tiempo cumpliendo así el premonitorio deseo del artista, que el añadido de bronce cayera sobre su tumba.

 
 
 

La obra había sido concebida desde los años 50, cuando Yuri Gagarin, primer astronauta ruso en llegar al espacio declaró a su regreso que tenía argumentos para probar la no existencia de Dios puesto que no le había visto en su visita espacial.

Marín Vieco concibió al hombre purificado circunvalando al universo y formando al mismo tiempo el triángulo, símbolo de la perfección, el que se forma con la prolongación de los brazos a las columnas de las bases .

Robledo Ortiz en su poema dedicado a la escultura escribió: "Hombre de Paz, desnudo de raíces, frente al amanecer, frente a la ley universal que rige, la angustia del espíritu que se refresca en su propia sed.....·"

 
 
 

El período entre 1973 y 1976 estuvo plagado de conflictos afectivos, emocionales, y económicos que minaron la salud del escultor.

En el ocaso de su vida, este artista sensible y sufrido destruyó otra parte importante de su obra. Antes de fallecer en Medellín el 27 de julio de 1976, a los 65 años, comisionó a su hijo Jorge Alberto, la tarea de terminar su obra, vaciarla en bronce y convertir a "Salsipuedes" en un jardín de esculturas como testimonio permanente de su obra.

Jorge Alberto Marín R. Como solista con la Sinfónica de Antioquia en el homenaje póstumo al escultor, interpretando el Concierto para piano No 1 de Beethoven, 1978 El pintor Jorge Cárdenas en la inauguración de la primera muestra póstuma de Marín Vieco. A su izq. la poetisa Olga Mattei y María Restrepo., madre de su hijo Jorge Alberto a su derecha, 1978
 
ALGUNOS COMENTARIOS A RAIZ DE SU MUERTE:


Marín Vieco, era además de escultor y músico extraordinario, uno de los pocos hombres en nuestro medio adusto, lúgubre, hosco, materialista y usurero, que creía en el amor, la amistad, y la bondad recóndita del hombre.

Repudiaba a los politiqueros, los falsos, los fanáticos y los engreídos de nuestra pobre sociedad que se hunde , como un leño podrido en el légamo del engaño y de lo ficticio.

Nunca buscó las alturas arrastrándose como babosa pegada a bajas intrigas ni obtuvo contratos de Creso para sus grandiosas obras valiéndose de sobijos de comadre parlanchina. En el recogimiento de su taller de "Salsipuedes", prefirió escuchar la voz de su corazón que le dictaba amor a las criaturas elementales.

Comedido y sencillo, nunca se ufanó de sus maravillosas dotes artísticas. su vida fue la de un hombre tácito ante el estruendo, casi excéntrico como un misántropo, contemplativo como un ermitaño: era un gran solitario, un ser al margen del tumulto. Luis Alfonso Ramírez, EL COLOMBIANO

 
El crítico Leonel Estrada expresó:
«Con la muerte de Marín Vieco perdieron la cultura y las artes plásticas en Colombia un creador de máxima categoría. No fue un hombre ostentoso, decía, pero en su trabajo calladamente su obra se distinguió por su alta calidad .
 
El periódico EL COLOMBIANO en el editorial escribió:

"Ha perdido Colombia uno de los valores más representativos en el campo de las Bellas Artes. El maestro Marín Vieco, hombre sencillo, afable, ajeno a la vana ostentación y quién con modestia insolente se sentía más artesano que escultor, era dueño de una singular capacidad creativa.

Fue uno de los escultores más sobresalientes del país. Poco le interesó que su nombre estuviera figurando frecuentemente aunque de verdad lo merecía».

El mar sin fondo de necesidades interiores, luchas y pasiones vividas por el artista y que fueron vertidas en la arcilla y el metal, son las que hicieron de Jorge Marín Vieco el único escultor expresionista de trascendencia en Colombia.

No cabe duda que su nombre continuará imponiéndose con la única divisa de su obra. Jorge Cárdenas Revista Cultural

 

"Yo no soy feliz!. No es posible serlo donde haya remordimientos.

Cuántas veces me sentí tentado a encerrarme en una cabaña a crear y no lo hice.....

Detesto disculparme por la falta de dinero aunque sea cierto que ha faltado .

Ahora se me está acabando la vida y mi obra es inconclusa....."

 

....y ahora digo adiós……

¿Pero es que se puede decir adiós a Salsipuedes?

He ahí un desafío al corazón que lucha por quedarse y compartir los dones de esta gruta coronada de vientos y estrellas .....la amistad de éste hombre terroso que pareció esculpido por un hachazo de luz, de su colega: Dios.

Gonzalo Arango


Index